Sal de mesa VS Sal marina atlántica

La sal supone uno de los pilares en nuestra cultura culinaria. A diario este condimento es empleado en la elaboración de nuestros platos pero, sin embargo, poco sabemos sobre sus propiedades y sus efectos en nuestra salud. Su principal componente, el sodio, es utilizado por nuestro organismo para realizar funciones básicas, aunque un consumo elevado acarrea problemas de salud severos como patologías cardiovasculares. Actualmente el consumo medio de sal por la población está muy por encima de los niveles recomendados, siendo necesario la búsqueda de alternativas que contengan niveles de sodio menores. La sal de mesa es la más consumida actualmente, sin embargo, la sal marina, extraída de forma tradicional, resulta más beneficiosas para la salud.

«Debe haber algo extrañamente sagrado en la sal: está en nuestras lágrimas y en el mar» Gibran Jalil Gibran

Composición de la sal

Granos de sal

Granos de sal

La sal de mesa común, la de mayor consumo actual, se extrae normalmente de depósitos subterráneos y tras su procesado y refinamiento, esta se compone al 100% de cloruro sódico (NaCl), siendo el 40% sodio y el 60% cloro.  La sal marina, sin embargo, se produce a través de la evaporación del agua de mar o agua de los lagos de agua salada sin necesidad de procesamiento. La sal marina, contiene niveles inferiores de NaCl, llegando incluso al 92% en el caso de la Flor de Sal.

 

Sodio y salud

El sodio es un nutriente esencial necesario para el mantenimiento del volumen plasmático, el equilibrio ácido-base, la transmisión de los impulsos nerviosos y la función celular normal, sin embargo, debido a los hábitos alimenticios y el contexto cultural, su consumo resulta elevado, llegando a ocasionar problemas en la salud.

Estudios recientes muestran que un exceso en la ingesta de sodio produce un aumento de la presión arterial, y tiene efectos adversos sobre los lípidos sanguíneos, los niveles de catecolaminas o la función renal. La ingesta de sodio también está asociada con un mayor riesgo de accidente cerebrovascular y enfermedad coronaria mortal en adultos (1).

Lámina de Flor de sal

Lámina de Flor de sal

2 gramos de sodio o 5 gramos de sal, es el consumo máximo aconsejado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para evitar que el sodio pueda ocasionar problemas en la salud (2). La sustitución de esta sal por otras con bajos niveles de sodio ha evidenciado efectos en la disminución de la presión arterial dando luz a al empleo de estas alternativas como posible prevención de enfermedades cardiovasculares (3).

 

 

Sal marina atlántica

La sal marina, por ejemplo la atlántica obtenida mediante medios tradicionales en la Bahía de Cádiz, presenta niveles de sodio menores que la sal común de mesa. Esto es debido a que la sal se obtiene por evaporación del agua del mar, lo que permite la obtención de una sal rica en potasio, magnesio, yodo, calcio, otros minerales, oligoelementos e incluso microalgas. Además, dentro de la sal marina, variedades como la Flor de Sal, presenta los niveles más bajos de NaCl de las sales que se producen, resultando ser una de las sales más beneficiosas para la salud actualmente.

Tajos de salinas tradicionales

Tajos de donde se extrae la sal tradicionalmente

El resto de componentes de la sal marina, presenta múltiples propiedades que resultan beneficiosas para el organismo. Por ejemplo, un déficit de magnesio en el organismo puede ocasionar mareos, fallo neuromuscular, problemas cardiovasculares, potencia la depresión, dolores de cabeza, entre otros, por lo que la sal marina nos aportaría este nutriente y ayudaría a prevenir estos síntomas (4). Por otro lado, el potasio juega un papel beneficioso contrarrestando los efectos negativos del sodio, ya que al aumentar la ingesta de potasio contribuye a la disminución de la presión arterial sin tener un efecto adverso sobre las concentraciones de lípidos en la sangre, las concentraciones de catecolaminas o la función renal (5,6).

 

Fuentes:

1. Diet, nutrition and the prevention of chronic diseases. World Health Organ Tech Rep Ser. 2003;916:i-viii, 1-149, backcover.

2.  Sodium intakes around the world. Background document prepared for the Forum and Technical meeting on Reducing Salt Intake in Populations (Paris 5-7th October 2006).

3. Aburto NJ, Ziolkovska A, Hooper L, Elliott P, Cappuccio FP, Meerpohl JJ. Effect of lower sodium intake on health: systematic review and meta-analyses. BMJ. 2013;346:f1326.

4. Serefko A, Szopa A, Wlaz P, Nowak G, Radziwon-Zaleska M, Skalski M, et al. Magnesium in depression. Pharmacol Rep. 2013;65(3):547-54.

5. Kido M, Ando K, Onozato ML, Tojo A, Yoshikawa M, Ogita T, et al. Protective effect of dietary potassium against vascular injury in salt-sensitive hypertension. Hypertension. 2008;51(2):225-31.

6. Aburto NJ, Hanson S, Gutierrez H, Hooper L, Elliott P, Cappuccio FP. Effect of increased potassium intake on cardiovascular risk factors and disease: systematic review and meta-analyses. BMJ. 2013;346:f1378.

 

Un comentario

  1. Sal Marina
    Sal Marina tipo Virgen
    Sal Marina tipo Flor.
    La legislación sanitaria en el tema de sal se cambió en el 2011. La sal marina normal no tiene las mismas propiedades que la sal marina tipo Virgen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *